La industrialización llega al mundo hotelero

Marriot International Inc. está construyendo el hotel prefabricado más alto del mundo. Se trata del AC Hotel, que está siendo desarrollado en Nueva York por Concord Hospitality en nombre del propietario Robert Chun. 

Es un hecho que en Chile, ya se desarrollan viviendas industrializadas en todo rango de costos, así como proyectos para estacionamientos, hospitales, colegios y oficinas corporativas. Todos con resultados positivos en términos de costo final, plazo y calidad.

Y algunos especialistas señalan que en la industrialización está la solución al mejoramiento de la productividad del sector construcción, que lleva más de 20 años con un crecimiento estancado. Y es que el concepto de industrialización presenta un camino hacia la eficiencia de los procesos productivos y, con ello, mejoras en los índices de productividad, así como en los de seguridad, eficiencia y sustentabilidad.

En medio de este panorama de industrialización, la compañía hotelera Marriott, una de las más grandes del mundo, anunció su nueva apuesta: construir el hotel prefabricado más alto del mundo. 

Ubicado en el barrio NoMad en Manhattan, se ha conocido que el hotel tendrá 168 habitaciones, las que serán ensambladas en la fábrica de Polonia, para luego viajar por barco a Estados Unidos y por camiones hasta Nueva York. 

La apuesta es levantar los 26 pisos del AC Hotel en 90 días y que esté listo para abrir sus puertas en 2020. Los planes de Marriott son que esta torre sean un faro para desarrolladores, prestamistas y propietarios de fábricas.

“Nuestro objetivo es mover el sector”, dijo Eric Jacobs, director de desarrollo de las marcas de servicio selecto y de estadías prolongadas de la compañía en Norteamérica a la prensa. “El costo y el tiempo son muy importantes para los propietarios y desarrolladores. Se trata de la velocidad de comercialización, y cada vez que podemos mover esa aguja, es bueno para todos”, añadió.

El ejecutivo de Marriott ha señalado las razones tras el paso de un sistema constructivo tradicional a uno industrializado: puede ayudarles a abrir nuevos hoteles más rápidamente, lo que es clave para aumentar los ingresos. 

Si bien la construcción modular no es nueva entre el mundo hotelero, aún no es tan común. Por el momento, Marriott ha ofrecido incentivos financieros para proyectos modulares y conectado a desarrolladores con arquitectos, contratistas y prestamistas para estimular este tipo de iniciativas.

Así como la cadena ve beneficios en esta forma de construir, los huéspedes que prefieran este hotel también los verán, dado que las habitaciones construidas en fábrica son más silenciosas. En la construcción tradicional, una habitación de hotel generalmente comparte una pared con su vecino, pero los diseños modulares generalmente requieren un espacio aislado entre las habitaciones. 

De hecho, Jacobs señaló que dentro de cinco años, la construcción modular podría representar el 25% de todos los hoteles en su cartera, que incluye locales en Norteamérica para marcas como Courtyard by Marriott y Fairfield Inn & Suites.

Fuente: La Tercera