Nuevos desafíos: puente peatonal en Edificio Ñuñoa Vida

Una estructura de 20 metros, 24 toneladas para unir dos edificios independientes ha sido uno de los proyectos destacados del año en Delporte Ingenieros.

El trabajo de alrededor de seis meses se concretó el 12 y 13 de septiembre, en la obra del edificio Ñuñoa Vida, de Inmobiliaria Norte Verde, cuando se llevó a cabo la instalación del puente peatonal incluido en el proyecto que fue calculado por Delporte Ingenieros.

Se trata de una estructura metálica con una luz de 20 metros, que une dos edificios independientes y se apoya sobre dos aisladores elastoméricos en cada edificio. “Esto hace que los edificios se puedan mover cada uno libremente. Además, los aisladores absorben el movimiento relativo que se produce y el puente básicamente siente poco o nada de este movimiento”, explica Carlos Arce, uno de los jefes de Ingeniería de Delporte.

La estructura del tipo perfilería tubular, apernada 100% y de tipo mecano pesa aproximadamente 24 toneladas y está separada en tres tramos: dos de 4 toneladas y uno central de 16 toneladas. Esta fue construida e instalada por Maestranza Cachapoal.

A pesar de que esta idea tenía varios detractores, Inmobiliaria Norte Verde logró llevarla a cabo, lo que confirma su posición de “crear arquitectura de vanguardia a un valor alcanzable por la gente”, de acuerdo con el gerente general, Roberto Bascuñán.

“Nos gustaba mucho la idea de unir los dos edificios con áreas comunes y qué mejor que hacerlo con algo verde, que le entregue un poco de vida a los espacios. De hecho, de ahí viene el nombre del proyecto: Ñuñoa Vida”, comenta Bascuñán.

Asimismo, este “era un desafío que no se había hecho nunca en Chile: un puente doble en altura que uniera dos edificios, por lo cual los arquitectos fueron desarrollando esta idea de a poco”, cuenta el ejecutivo de Norte Verde.

Cómo asumir el desafío

Un proyecto innovador como este implicó una larga preparación y muchos meses de retoques y ajustes finales. “El trabajo fue muy dinámico y de mucha entrega diaria”, dice Carlos Arce.

Esa entrega es reconocida por Roberto Bascuñán, quien señala que Delporte Ingenieros “nos acompaña en cualquier desafío que nos ponemos. Entonces, se agradece mucho que en vez de ser un cortapisa, siempre son propositivos y echan adelante todas las ideas para que se logre lo que uno quiera”. 

Similar opinión tiene Óscar Sánchez, inspector técnico de obra (ITO) del proyecto Ñuñoa Vida. La relación fue “impecable, muy fluida. Empezamos desde las fundaciones a hacer consultas y hasta hoy las respuestas fueron bastantes rápidas”, afirma. 

Luego de la instalación del puente, se comenzó con la habilitación del gimnasio y las áreas comunes que se ubicarán en esta estructura. Esto permitirá a la comunidad contar con una plaza en altura. “Creemos que la vida de barrio se ha ido un poco diluyendo y la idea era poder crear una plaza en altura, porque por un lado el muro es libre, va a tener vista y verde, lo que dará la sensación de estar en el exterior”, especifica el gerente general de Inmobiliaria Norte Verde.